Niños y niñas AS y extroversión | PARTE 1

Niños y niñas AS y extroversión | PARTE 1

Hace unos días me llegó el mail de una madre prácticamente desesperada porque no encontraba información acerca de niños y niñas altamente sensibles extrovertidos. Se notaba entre sus palabras frustración y enfado ante una situación que no entendía. Cómo podía ser que existiera la posibilidad de que un niño AS pueda ser extrovertido y nadie escriba sobre ello. Entonces comprendí que hacía falta hacer este post: para hablar acerca de extroversión y niños altamente sensibles. ¡Vamos allá!

Debo decir que, bajo mi experiencia profesional, no es tan extraño encontrar a niños y niñas altamente sensibles que no cumplen con la descripción tipo del niño AS. De hecho, son esta clase de niños y niñas las que más llamadas de atención reciben hacía las familias desde los centros escolares. Para empezar me parece urgente que huyamos de una vez de la clásica concepción de persona altamente sensible. ¿Por qué? pues porque deja a un lado a un porcentaje muy importante de personas altamente sensibles que en gran medida no se reconocen en ella.

Niños altamente sensibles y extrovertidos_

Está claro que, según la teoría de la doctora Elaine Aron, es imprescindible cumplir con los cuatro pilares del rasgo para considerarte AS. Pero se puede cumplir con ellos desde muchos tipos de carácter, por ejemplo. O desde niveles de extroversión y/o introversión muy diferentes. Y esto abre la puerta a una verdadera diversidad dentro del propio rasgo. Diversidad a la que no escapa la infancia.

Considerar a una PAS como una persona tímida, introvertida, tremendamente responsable, cohibida, con limitadas habilidades sociales, poco relacional, con tendencia a las emociones relacionadas con la tristeza, etc… es limitar la alta sensibilidad a un tipo de persona muy determinada. Y ser PAS es un rasgo de la personalidad. No es la personalidad en sí misma.

Lo mismo sucede con niños y niñas. A veces asociamos necesariamente a una niña o niño altamente sensibles con alguien que suele jugar solo, que no se relaciona igual que los demás, que llora con facilidad, que no se atreve, al que le cuestan las cosas nuevas, que pasa desapercibido, obediente, responsable de más, etc… y nada más lejos de la realidad.

Encontraremos, evidentemente, niños y niñas dentro de esta descripción. Pero también los habrá que se quedarán fuera y también se tratará de pequeños altamente sensible. El hecho de que lo que más se divulgue acerca de la infancia AS sea una descripción orientada a niños y niñas más introvertidos hace que los que se salen de esta norma resulten muy difíciles de identificar para las familias. Y por lo tanto, muchas veces ni siquiera se llega a considerar que puedan ser altamente sensibles.

Extroversión vs. introversión_

Para entender de qué estoy hablando cuando diferencio entre introversión y extroversión, te recomiendo ver este vídeo en el que explico al detalle cómo identificar estos dos polos de un continuo en una PAS. A pesar de que está dedicado a adultos, se entiende perfectamente la diferencia básica que existe en este concepto también para los niños.

En resumen, las personas introvertidas encontrarán su fuente de energía en momentos a solas o con muy pocas personas a su alrededor. Esa será su fuente de recarga y por eso la buscarán (generalmente) desde muy pequeños/as. Mientras tanto, las personas con tendencia a la extroversión tienen esa fuente de energía en el contacto con otras personas, las actividades y el ocio. Acciones que también buscarán desde pequeños.

Es importante, llegados a este punto, aclarar que tanto introvertidos como extrovertidos se verán saturados ante el exceso de estímulos. Pero claro, mientras que los introvertidos buscan el estar a solas y esto les libra en cierto modo de esta saturación, los extrovertidos no se sienten con esta necesidad y siguen buscando actividades que, en cierto modo, les siguen saturando.

Los niños altamente sensibles extrovertidos se caracterizan por no realizar el típico proceso pause&check que tienen los niños y niñas con tendencia a la extroversión. Son mucho más lanzados y atrevidos, no son tan observadores y parece que siempre andan un tanto «alocados». Todo esto es producto de su incapacidad para gestionar el flujo de información que les está llegando de manera constante. Y esto les lleva a realizar actividades de manera constante, para librarse de esa energía extra que les llega a través del ambiente y de su propio cuerpo. Por eso es bastante frecuente que se conviertan en adultos buscadores de emociones.

Una tarea de la familia_

En el curso online para la gestión de niños y niñas altamente sensibles hago mucho hincapié en este asunto. Son los familiares de estos niños y niñas AS los que tienen que gestionar el estrés y la saturación de los más pequeños. Y cuanto más pequeños son, más aún. Es decir: tenemos que conocer a nuestro hijo/a (o el grado familiar en el que te corresponda ese niño o niña altamente sensible) y a partir de ahí procurarle las rutinas que mejor le vayan para sus condiciones.

Y lo vamos a tener que hacer tanto en el caso de estar ante un niño o niña AS extrovertido como si es introvertida. Debemos pensar que, en base, lo que está en juego es el equilibrio de su sistema nervioso central. Los niños, cuanto más pequeños son menos saben regularse. Es algo a lo que nosotros debemos enseñarles. Y será un aprendizaje conjunto.

¿Cuántas historias de niños y niñas AS y parques de bolas habré escuchado? Niños y niñas que lloran tremendamente por estar allí, familias que se ven casi obligadas a ir y a que el niño o la niña se meta entre las diez toneladas de pelotas y los nueve mil niños que albergan esos lugares (permíteme la exageración). Porque claro, sino, ¿qué van a pensar los demás?

Hasta que esas familias comprenden que, quizás, su hijo o hija disfrute mucho más quedándose fuera de las bolas con los demás adultos (¡y que no pasa nada!) o incluso no yendo y proponiendo otras actividades, puede pasar cierto tiempo.

Pero, ¿qué sucede si es tu hijo o hija AS la que se arma como líder en la piscina de bolas?

Más allá del rasgo_

Lee bien: no todo es atribuible al rasgo altamente sensible. Esto es más que importante. Parece que cuando identificas el rasgo, todo lo que te pasa a partir de este momento es por ello. Y no es así. Especialmente en niños y niñas.

El periodo de primera infancia (0 a 6 años) es tremendamente maleable. El entorno, el centro escolar al que acude, las experiencias más tempranas, el tipo de apego que ha tenido, el método de crianza que estemos utilizando, etc… son clave para el desarrollo del niño y las actitudes que muestra. A veces he estado con familias que me decían que parecía que su hijo AS realizaba ciertas actitudes «para llamar la atención». Las actitudes de niños y niñas siempre son la punta del iceberg (si quieres saber más sobre esto te recomiendo leer acerca de la disciplina positiva, te ayudará enormemente).

Si sientes que tu hijo o hija está intentando llamar tu atención con sus actitudes, quizás es que efectivamente lo esté haciendo. Pero igual ha elegido la manera menos correcta para ello. Eso a él o a ella le da igual: lo que busca son resultados. Por ejemplo, agredir a algún niño, gritar de manera desaforada en una situación eminentemente social, insultar, no parar de correr ante tu insistencia de que no lo haga, transgredir los límites que le pones…

Pregúntate: cuando mi hijo o hija hace esto ¿es cuando tiene mi atención?, ¿estoy conectada con él normalmente, o solo cuando pasa esto?, ¿estoy dedicándole el suficiente tiempo?. Y también preguntas hacia ti: ¿estoy nerviosa?, ¿estoy enfadada?, ¿me apetece estar aquí?, ¿me avergüenzo de cómo es mi hijo/a ante los demás? ¿me afecta lo que puedan pensar de mí como madre?. Todo esto afecta de manera lapidaria a las actitudes que pueda desplegar ese pequeño o pequeña que tienes delante. Y cuanto más pequeño es, más todavía.

Por eso, vamos a evitar atribuirlo todo al rasgo AS. Vamos a leer la vida de esa niña en su conjunto. Y vamos a leernos también nosotros con ella.

Este post continua con una segunda entrega que puedes visitar en el siguiente enlace_
visita: niños y niñas AS extrovertidos PARTE 2.

 

¿Quieres aprender a gestionar el rasgo PAS en los más pequeños/as?

Con este curso podrás hacerlo desde casa, a tu ritmo y de la mano de una profesional altamente sensible

 

Si quieres saber más sobre cómo trabajar el rasgo altamente sensible, haz click aquí.

¿Quieres estar al día de todo lo que publico en terapiayemociones.com? Suscribete a la newsletter y recibirás todas las novedades sobre post, cursos y talleres que realizo.

¡Es muy sencillo! Tan solo introduce tu mail y listo.

¡Gracias! También puedes seguirme en FACEBOOK.

 

¿Quieres leer más artículos tan interesantes como éste? ¡Tú eliges el tema! Artículos sobre…

_ Personas Altamente Sensibles
_ Relaciones de pareja y niños altamente sensibles 
_ Emociones y desarrollo personal

relaciones con tu expareja

Eva Perea,
Coach experta en alta sensibilidad
Terapeuta de Pareja | Sexóloga | Mediadora familiar
Educadora en disciplina positiva para Familias
Fundadora y Directora de Terapia y Emociones

disciplina positiva pase

Leave a Reply

Your email address will not be published.