Niños y niñas AS y extroversión | PARTE 2

Niños y niñas AS y extroversión | PARTE 2

Seguimos con el post acerca de niños y niñas altamente sensibles y extrovertidos. Recuerda que puedes visitar la primera parte de este post haciendo click en el siguiente enlace_ niños y niñas altamente sensibles y extrovertidos PARTE 1 

Niños altamente sensibles extrovertidos y educación_

La mayoría de las veces, los principales factores de estrés para las familias de niños y niñas AS extrovertidas son los centros escolares. Desde aquí es desde donde se pone en conocimiento a padres y madres de que «algo pasa» con sus peques. No «atienden», no «obedecen», no «se están quietos», no «prestan atención», se muestran «desafiantes», no respetan a sus compañeros (para esto, te recomiendo la lectura de este post acerca de infancia PAS y empatía), etc… Vamos, que son un problema para la maestra y a veces hasta para el centro escolar.

Y no pienses que estoy hablando de edades ya avanzadas, sino de centros de infantil, con niños y niñas de apenas 3 años que ya pretenden de su alumnado este tipo de comportamientos homogéneos y de obediencia. Ya escribí hace un tiempo acerca de niños AS y educación.

Es evidente que una maestra con 25/ 30 niños y niñas a su cargo necesita que todos colaboren para que, al menos, el día a día pueda salir adelante. Y es plenamente comprensible y normal que cualquier elementos disrruptivo (como puede ser ese niño AS extrovertido) le suponga un quebradero de cabeza.

Es por este y por otros muchos motivos, por lo que debemos tener muy en cuenta el centro escolar al que llevamos a nuestros hijos si además sus circunstancias son muy especificas (como lo son en todos los niños). Para niños y niñas AS extrovertidos, podemos ver cómo claves algunos puntos en cuanto los centros escolares:

_ que tengan espacios abiertos y a ser posible en contacto directo con la nauraleza.
_ que cuenten con propuestas de alternancia de espacios dentro del mismo centro.
_ ratios bajos en el aula (para no acelerar la saturación y mejorar la atención adulto-niño)
_ especial relevancia del elemento emocional en el centro.
_ formas de aprendizaje vivenciales y participativas.
_ roles de responsabilidad rotatorios en el aula.
_ capacidad de decisión por parte del alumnado de a qué actividades dirigirse (esto es muy típico en centros de infantil, dónde niños y/o niñas pueden decidir entre 2 o 3 actividades que se les propone en la mañana).
_ centros con experiencia en diversidad de su alumnado.

Un difícil equilibrio_

Es esencial mantener el estado de saturación de cualquier persona altamente sensible en equilibrio. Para esto, la persona adulta tiene las herramientas para la gestión del rasgo. Y en el caso de los más peques, son los adultos al cargo los que tienen que encargarse de que esto se cumpla.

Elementos básicos como una alimentación saludable, el descanso adecuado o el ejercicio físico son clave. Niños y niñas altamente sensibles se van a caracterizar por un exceso de energía, energía a la que no hay que aportar de más y que además debemos procurar que se gaste de manera adecuada.

Las rutinas son indispensables. Si por tu conveniencia alteras las rutinas de los niños día a día sin prever lo que esto puede ocasionar, los comportamientos de ese pequeño altamente sensible pueden ser más exagerados. Instaurar una serie de rutinas, como la vuelta a la calma llegados a una hora de la tarde-noche serán indispensables. Si llegas a casa a las 21:00 con una niña de 3 años excitada por múltiples razones y esperas que a las 21:30 esté en la cama durmiendo, después de haberse lavado los dientes, cenado y leído un cuento entre bostezos y sonrisas: lo tienes mal.

Es muy importante tener en cuenta la edad ante la cual estamos. No es lo mismo un niño o niña de 3 años que uno de 10. El proceso madurativo irá avanzando y creará comportamientos distintos para cada edad. Educar y criar son procesos a futuro. No esperes tener un pequeño adulto de 5 años en casa que razone igual que un adulto de 30.

PAS introvertidos, hijos extrovertidos: cómo gestionarlo

Imagínate está combinación: madre altamente sensible claramente introvertida e hijo altamente sensible con tendencia a la extroversión. ¿cómo crees que pueden ser las reacciones de ese adulto cuando llega a la saturación (y cree firmemente) que es su pequeño el que le lleva a estos estados?

Es enormemente importante que aprendamos a gestionar nuestro rasgo altamente sensible para poder acompañar del mejor modo posible a esos niños AS. Pero sobre todo, para poder gestionar nuestro día a día y encontrar ese equilibrio tan necesario.

Piensa que tan solo un 30% aproximadamente de las personas que se identifican con este rasgo se calcula que sean con tendencia a la extroversión, por lo que lo más común es encontrar a PAS con tendencias más introvertidas.

A tener en cuenta_ 

_ evita comparar a tu pequeño altamente sensible con otros niños. Acepta y acompaña. Y si necesitas ayuda: pídela.
_ acuérdate de que ese niño o niña altamente sensible está en «proceso de aprendizajes». No lo quieras todo YA.
_ si tu también eres una PAS y no has hecho nada por gestionar tu rasgo: empieza por ti.
_ lleva a cabo un estilo de crianza que hayas meditado previamente y no sigas reglas sociales porque sí.
_ fabrícate una súper-barrera-protectora a prueba de las opiniones de los demás acerca de tu hijo/a.
_ evita tener una idea preconcebida de lo que debería ser tener un hijo. Vive tu realidad y disfrútala (aunque a veces sea duro).
_ quiere a tu hijo o hija tal y como es. Mientras rechazas su forma de ser, también lo rechazas a él o a ella (siempre dentro de unos límites, ya me entiendes).

Cada PAS es diferente_

Para finalizar, me gustaría aclarar algo: cada persona altamente sensible es diferente, única. Y lo mismo sucede con niños y niñas. La introversión y la extroversión son dos polos de un continuo. Los extremos en este sentido son raramente frecuentes. Lo normal es encontrar personas con tendencia a una u otra característica de la personalidad. Por lo que puedes encontrar también a niños y niñas que tengan tendencia a la extroversión y a su vez tengan actitudes ciertamente introvertidas.

Por eso es importante no etiquetar a ese niño o niña e imponerle adjetivos fáciles como nervioso o compararlo con niños diferentes a él. También deberemos evitar frases como: ya eres mayor para hacer eso, etc… Si algo está ocurriendo, está pasando. Y deberemos encargarnos de ello. ¿Qué pretendemos con frases como esa? Avergonzar… Y eso en ningún caso es positivo.

Por último, evita caer en la tentación de atribuir todo lo que le sucede a tu pequeño al hecho de que (posiblemente) sea altamente sensible. Mira mucho más allá. Y sobre todo, mírate a ti misma.

 

Espero haberte ayudado con este amplio artículo. Recuerda que está dividido en dos partes, puedes encontrar la parte 1 del post en el siguiente enlace_
niños y niñas altamente sensibles extrovertidos PARTE1.

Un abrazo y muchas gracias por leerme.

 

¿Quieres aprender a gestionar el rasgo PAS en los más pequeños/as?

Con este curso podrás hacerlo desde casa, a tu ritmo y de la mano de una profesional altamente sensible

 

Si quieres saber más sobre cómo trabajar el rasgo altamente sensible, haz click aquí.

¿Quieres estar al día de todo lo que publico en terapiayemociones.com? Suscribete a la newsletter y recibirás todas las novedades sobre post, cursos y talleres que realizo.

¡Es muy sencillo! Tan solo introduce tu mail y listo.

¡Gracias! También puedes seguirme en FACEBOOK.

 

¿Quieres leer más artículos tan interesantes como éste? ¡Tú eliges el tema! Artículos sobre…

_ Personas Altamente Sensibles
_ Relaciones de pareja y niños altamente sensibles 
_ Emociones y desarrollo personal

relaciones con tu expareja

Eva Perea,
Coach experta en alta sensibilidad
Terapeuta de Pareja | Sexóloga | Mediadora familiar
Educadora en disciplina positiva para Familias
Fundadora y Directora de Terapia y Emociones

disciplina positiva pase

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.