La importancia del entorno para las PAS

La importancia del entorno para las PAS

¿Qué tal? ¿cómo has comenzado el año? Te cuento:

Mi intención durante este 2019 es entregarte mes a mes elementos clave para la gestión del rasgo en las personas altamente sensibles. Estrenamos esta sección en el mes de enero con un elemento importantísimo a la hora de determinar cuáles pueden ser tus fuentes de estrés o saturación: entorno y personas altamente sensibles.

¡Vamos allá!

¿A qué me refiero con el entorno? 

Desde las personas que te rodean, los lugares que frecuentas, el ambiente de trabajo, tus familiares más cercanos, amigos/as… Todo eso y mucho más compone el entorno en el que día a día se instala tu rutina y normalidad.

Puedes hacer muchas cosas para que tu nivel de estrés o saturación se reduzcan. Pero es innegable que si tu entorno no colabora en ello, te va a costar mucho más poder llegar a encontrar ese equilibrio vital que tanto necesitas.

Si por ti mismo/a y por tu condición de persona altamente sensible ya te caracterizas por tener un pensamiento profundo ¿crees que será de ayuda que (por ejemplo) tu pareja se pase el día preocupándose y pensando en todo lo catastrófico que podría suceder? Seguramente coincidirás conmigo en que no es el ambiente ideal.

Elige tu entorno_

Sé lo que estás pensando (o bueno, creo saberlo): «Ya , Eva, pero yo no puedo elegir en todo momento mi entorno». Efectivamente, no es posible decidir en todo momento lo que hacemos y con quién (o al menos a priori). Pero si leyendo este post estás pensando es que tu entorno no es el más favorable para tu rasgo, te aseguro que tienes la capacidad de elegir mucho más de lo que piensas.

Hay situaciones complicadas de cambiar, como por ejemplo la relación con tu familia de origen o el ambiente en el lugar de trabajo. Pero ¿porqué seguir yendo con ese grupo de amigos de hace veinte años con el que ya no te sientes en absoluto identificado y no compartes más que un grupo de WhatsApp?

Elegimos mucho mas de lo que creemos. Porque la no elección también es una elección. Dejarte llevar, no poner límites y evitar decir no son actitudes que solemos frecuentar las personas altamente sensibles. Pero te aseguro que se puede salir de ellas. Y con la puesta en marcha de tus nuevas «capacidades» dejarás de hacer cosas y estar en lugares y con gente con las que no te sientes en absoluto reconfortado/a.

Cada PAS es un mundo_

Imagina esto: navidad, 24 de diciembre por la tarde. Estás en un centro comercial. Quizás solo al leer estas dos frases seguidas ya te ha dado un poquito de hiperventilación. Es más, imagina que estás allí porque, de hecho, trabajas allí. La cosa se pone todavía mejor, ¿verdad? He trabajado con muchas PAS que trabajaban en centros comerciales y que finalmente tuvieron que dejar el empleo (algunas, incluso, por graves problemas de salud). También han habido otras que han seguido con su empleo contentas y felices por que no tenían ningún problema en lidiar con ese entorno laboral.

Y es que ser una persona altamente sensible no hace que directamente tengas que ser de una determinada manera. Un festival de música o un evento deportivo multitudinario puede ser excelente para unas PAS y para otras la mayor pesadilla de sus vidas. Todo depende, en parte, de tu tendencia a la extroversión y la introversión así como del resto de rasgos que te caractericen.

¿Qué quiero decir con todo esto? Pues que eres tu misma la que tienes que determinar qué entorno es el que más te favorece, pero sobre todo: qué entorno es el que menos te conviene. Y este último, intentar reducirlo a la mínima expresión en tu vida.

Lo que sí que está claro es que, sea como sea, estar rodeado de personas que no te tratan bien y/o que continuamente expresan su malestar con el mundo no favorece a nadie. Y a ti tampoco. Tener un entorno lleno de chismes, cotilleos, pesimismo o mala educación favorecerá tu estrés hasta límites insospechados. Sal de ahí en la medida de lo posible.

El gris como color de moda_

El verbo aguantar ha sido (y es) para muchas personas altamente sensibles un continuo en sus vidas. Y esto hace que, del mismo modo, aguantes muchísimas circunstancias que no te van bien en tu día a día relacionadas con el entorno.

No pienses que te estoy invitando a romper con todo y a meterte en tu cueva PAS (perfectamente decorada). En absoluto. Yo soy una firme defensora de los grises. Creo que siempre hay una tercera opción dentro de la dicotomización que hacemos con casi todo, y esa es casi siempre la más acertada.
Me refiero a que, por ejemplo, si compruebas que la relación con tu hermano mayor te estresa y favorece tu saturación porque cada día te llama para contarte lo mal que le va todo y lo desgraciado que se siente, hay un paso intermedio entre seguir haciendo eso o acabar con la relación.

Por ejemplo, puedes variar la frecuencia con la que hablas con él (cada tres o cuatro día, o incluso una vez a la semana), del mismo modo que pides cambiar tu posición en el sistema que habéis formado juntos (no olvides que al escucharlo tú estás dando alas a esa relación).

La edad, un elemento clave_

En mi trabajo diario con personas altamente sensibles he comprobado con creces lo siguiente: la edad es una variable a tener en cuenta para esto del entorno. ¿Porqué? Porque las personas más jóvenes son las que más se fuerzan en esto de encajar y suelen estar en entornos menos favorables para el rasgo. Conforme van cumpliendo años, las PAS acogen con gratitud sus amistades y relaciones más significativas, aunque puedan contarse con los dedos de una mano. Se hacen mucho más selectivas con lo que hacen, cómo lo hacen, dónde lo hacen y, en ocasiones, les cuesta menos eso de poner límites.

Pero, atención: las relaciones sociales son muy importantes para el ser humano. El motivo de pertenencia es un motivo básico que nos ayuda a sobrevivir, y se satisface (entre otras razones) a raíz de sentir que somos importantes en nuestro entorno. Por lo tanto, lo verdaderamente recomendable es que (en la medida de lo posible) construyas un entorno favorable a lo que a ti te gusta, lo que conecta contigo y lo que te mueve por dentro.

Cuanto más en sintonía esté ese entorno contigo misma, más sencillo será controlar el estrés y la saturación en tu día a día.

Y entonces, poco a poco, sentirás que esa montaña rusa de emociones que puede ser tu vida se va calmando… y tú con ella.

 

Un abrazo, espero que te haya gustado el post.

 

Aprende a gestionar el rasgo PAS desde casa, a tu ritmo y de la mano de una experta en alta sensibilidad. 

 

 

Si quieres saber más sobre cómo trabajar tu rasgo altamente sensible, haz click aquí.

¿Quieres estar al día de todo lo que publico en terapiayemociones.com? Suscribete a la newsletter y recibirás todas las novedades sobre post, cursos y talleres que realizo.¡Es muy sencillo! Tan solo introduce tu mail y listo.

¡Gracias! También puedes seguirme en FACEBOOK.

 

¿Quieres leer más artículos tan interesantes como éste? ¡Tú eliges el tema! Artículos sobre…

_ Personas Altamente Sensibles
_ Relaciones de pareja y niños altamente sensibles 
_ Emociones y desarrollo personal

relaciones con tu expareja

Eva Perea,
Coach experta en alta sensibilidad
Terapeuta de Pareja | Sexóloga | Mediadora familiar
Educadora en disciplina positiva para Familias
Fundadora y Directora de Terapia y Emociones

disciplina positiva pase

Leave a Reply

Your email address will not be published.