Equilibrio vital y personas altamente sensibles (parte 1)

Equilibrio vital y personas altamente sensibles (parte 1)

Te regalo una palabra:

 

equilibrio

 

 

¿te gusta? Sólo al leerla ya dan ganas de quedarse en ella para siempre.

Y es que el equilibrio, la calma, la quietud… son estados deseados por muchas personas. Y en mayor grado si estamos hablando de personas altamente sensibles. Quizás este sea uno de los objetivos que más escucho en mi día a día en el trabajo con el rasgo: “quiero encontrar el equilibrio, sentirme tranquila”. Y tú ¿también buscas ese equilibrio?

Equilibrio vital

Cuando hago referencia a la palabra vital estoy hablando de ir mucho más allá de las emociones. Un equilibrio que abarca todos los ámbitos de tu vida y que te permite sentir que, dentro de todo lo que supone estar vivo (que de por sí ya es en momentos complicado), tú estás en tu centro.

¿Qué incluye el equilibrio vital?

  1. Un equilibrio emocional: No existen esos picos de emociones en lo que me como el mundo para al día siguiente sentirme el ser más desgraciado del planeta (lo sé, aquí puedo haber exagerado, pero tú lo puedes extrapolar a tus estados de ánimo cambiantes: según tu propia experiencia).
  2. Un equilibrio en tu “energía”: Sientes que en tu día a día tu energía es bastante regular. Te levantas con vitalidad y conforme pasa el día y realizas actividades esta energía va bajando, pero de manera totalmente normalizada y gradual.
  3. Un equilibrio del entorno: Está claro que no puedes controlar todo lo que sucede a tu alrededor. Y en absoluto estamos ante esta intención (sería un trabajo que te llevaría a un lugar muy alejado del equilibrio anhelado). Cuando hablo de equilibrio del entorno me refiero a que las cosas que ocurren a tu alrededor, debido al resto de estados de equilibrio, te afectan mucho menos y las gestionas de un modo muy distinto. Tu paradigma cambia.
  4. Un equilibrio físico: El equilibrio físico te hace sentir revitalizada, y va de la mano de ese equilibrio de energía que te permite notar como todo está en su sitio. Sentir que tu cuerpo, tu mente y tu parte más interna se encuentran alineados, en equilibrio

Es curioso comprobar cómo, cuando alguno de los aspectos que componen el equilibrio vital se alteran, se lleva consigo el resto de ámbitos. Pero al mismo tiempo, cuando trabajas cualquiera de los aspectos de manera colateral también lo estás haciendo con los demás.

¿Porqué es tan complicado encontrar el equilibrio para las PAS?

Si bien es cierto que para cualquier persona es complejo encontrar el equilibrio vital, para las PAS se torna una ardua tarea por la base que define el rasgo.

Def.: Las personas altamente sensibles (PAS) perciben con mayor intensidad todos los estímulos de su alrededor de manera totalmente involuntaria.

Esto es: recibimos (sin parar) muchísima información, de manera indiscriminada y sin hacer nada especial para que esto pase. ¿Cómo va a ser fácil encontrar el equilibrio vital con este panorama? (permíteme la broma; sé que el tema es serio).

¿Qué aspectos de ser PAS afectan más a la hora de encontrar ese equilibrio?

  • Un sistema nervioso que percibe hasta 10 veces más que en el resto de personas.
  • Una capacidad de pensamiento profundo.
  • Las PAS llegan a un estado de sobresaturación antes que el resto de personas.
  • Las personas altamente sensibles perciben con mayor intensidad todo lo que hay a su alrededor.
  • Tienen una gran capacidad de empatía.

Veamos como afectan a cada aspecto del equilibrio vital:

  1. Equilibrio emocional: Al recibir tantos estímulos de manera constante las PAS producen respuestas emocionales inmediatas. Esto hace que, en la mayoría de las ocasiones, nos encontremos con personas altamente sensibles que describen su mundo interno como una montaña rusa de emociones. Ante distintas circunstancias distintos estimulos, y ante distintos estímulos distintas consecuencias emocionales.
  2. Equilibrio de “energía”: Las PAS, al igual que sucede con las emociones, tienen alteraciones de energía a lo largo del día. Pueden tener “subidones” y sentirse en la cresta de la ola, mientras que a las horas están derrotados/as. Esto está intimamente relacionado con el sistema endocrino y la fabricación de distintos tipos de hormonas, que a su vez nace de la base que antes he comentado y que se encuentra en la definición del rasgo (en este artículo puedes ver con profundidad de qué hablo cuando me refiero a las energía y las PAS).
  3. Equilibrio del entorno: Uno de los grandes caballos de batalla para algunas PAS es su entorno y cómo relacionarse con él. Las propias relaciones sociales pueden ser un elemento estresor, mientras que si además son relaciones conflictivas se viven como un auténtico elemento desestabilizador.
  4. Equilibrio físico: La base fisiológica del rasgo PAS se encuentra en un sistema nervioso que percibe más que en el resto de personas (hasta 10 veces más según los estudios de la Dr. Elaine Aron). Esto, por supuesto, tiene sus consecuencias a nivel físico y es otra de las barreras que se encuentras las PAS en su camino hacia el equilibrio vital.
*Este artículo continua en Equilibrio vital y personas altamente sensibles (parte2). Haz click y sigue leyendo. 

Aprende a gestionar el rasgo desde casa, a tu ritmo y de la mano de una experta en alta sensibilidad. 

 

Si quieres saber más sobre cómo trabajar tu rasgo altamente sensible, haz click aquí.

¿Quieres estar al día de todo lo que publico en terapiayemociones.com? Suscribete a la newsletter y recibirás todas las novedades sobre post, cursos y talleres que realizo.¡Es muy sencillo! Tan solo introduce tu mail y listo.

¡Gracias! También puedes seguirme en FACEBOOK.

 

¿Quieres leer más artículos tan interesantes como éste? ¡Tú eliges el tema! Artículos sobre…

Emociones y desarrollo personal
Personas Altamente Sensibles
Relaciones de pareja y Amor

relaciones con tu expareja

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.