Una PAS extrovertida ¿una aguja en el pajar?

Quizás este sea uno de los post que más ganas tenía de escribir este año. Y lo hago pensando en todas esas personas a las que he acompañado y que en algún momento de nuestro viaje juntos/as me han dicho: Eva ¿cuándo vas a escribir algo sobre las PAS extrovertidas? Pues ha llegado el momento. Y es que hoy te hablaré sobre algo que, aunque creas que es muy complicado o incluso contradictorio, existe: La extroversión en las personas altamente sensibles (PAS). 

Extroversión vs. introversión ¿de qué estamos hablando?

Bien, antes que nada hay que saber de qué estamos hablando cuando nos referimos a la extroversión. Es un concepto que muchas veces está mal interpretado. Pensamos que ser una persona extrovertida es tener habilidades sociales, saber hablar en público, disponer de herramientas de dinamización social… pero no, esto no es así.

Si bien es cierto que las personas extrovertidas suelen tener habilidades sociales más o menos adecuadas, puede ser que no suceda. Cuando hablamos de extroversión o introversión debemos atender a la energía y responder a esta sencilla pregunta ¿de dónde tomo yo mi energía para el día a día? Bien: si eres una persona que necesita de momentos a solas, que después de estar con mucha gente requiere silencio y tranquilidad, que tiene muy en cuenta cuantas personas habrá en tal o cuál sitio para saber cuánto podrá aguantar en él… entonces, eres una persona introvertida. Necesitas recargar tu energía desde dentro, invitándote a ti mismo/a a la introversión para luego poder salir al mundo y relacionarte, trabajar, disfrutar… vivir.

En cambio, puede que tu fuente de recarga de energía no esté en esa soledad, en ese silencio o en ese tiempo de calma y paz. Es posible que necesites el bullicio, la gente, las actividades diversas, etc… para sentirte recargado/a y seguir adelante. En este caso nos encontramos ante una persona extrovertida. Que recarga su energía con elementos externos, hacía fuera.

Lo más seguro después de esta explicación es que te sientas entre estos dos perfiles. Y es que, como repetiré más de una vez a lo largo de este post, las PAS suelen encontrarse a medio camino o de visita habitual entre ellos.

Soy PAS y extrovertido/a ¿es esto posible?

Claro que sí, y te lo digo yo que he conocido a varias PAS mayormente extrovertidas. Esta clasificación entre introversión y extroversión fue dispuesta por primera vez por el psicoanalista Carl Jung en 1921, el cual lo determinó en su obra “Tipos psicológicos”. Se dice que nadie es absolutamente extrovertido o introvertido, pero sí que la gente tiene tendencia hacía una u otra polaridad. La doctora Elaine Aron determina en su extensa obra acerca de las PAS que aproximadamente un 30% de la población de personas altamente sensibles es extrovertida. Es decir, que estas PAS concentran su interés en el elemento externo y que se interesan mucho más por el mundo exterior, las relaciones con la gente y las cosas que por su parte más introspectiva. 

¿Por qué parece tan extraño que una PAS sea extrovertida? Veámos…

  1. Se tiende a pensar que el termino “persona altamente sensible” está ligado a una persona “débil”, “tímida, “llorona”, un tanto incluso “incapaz”. Nada más lejos de la realidad. La mejorable traducción de sensitive a sensible hace que, la connotación negativa que en castellano tiene esta palabra, nos lleve a pensar que todas las PAS son iguales y que por supuesto son todas introvertidas. Esto no es así.
  2. Se asocia la alta sensibilidad con una carencia de habilidades de relación externa. Se piensa que por ser más sensibles, las PAS no van a poder tener unas relaciones satisfactorias con los demás.
  3. También existe una idea equivocada que enlaza la alta sensibilidad con la soledad y la necesidad continuada de huir. Se tiende a ver (desde algunos sectores o personas) a las PAS como personas siempre tristes, solas, sin amigos/as o capacidad para tener una red social.
  4. En ocasiones ser PAS se determina como un elemento que hace a la persona, cuando esto no es así en absoluto. Ser PAS es tan solo un rasgo más de la personalidad en cada uno de los individuos que lo tienen. Ser PAS no te marca absolutamente en todo lo que eres, ni por supuesto en la vida que has tenido o que tendrás. Una PAS es mucho más que su alta sensibilidad, y dentro de todo ello está la extroversión de la que disponen algunas de las personas altamente sensibles.
  5. Por último creo que es más común que una PAS introvertida investigue acerca de qué es lo que le pasa y llegue a encontrar la existencia del rasgo de la alta sensibilidad. Las búsquedas por internet acerca de rasgos similares a la introversión llevan antes al término PAS que aquellas búsquedas sobre extroversión o continua necesidad de elemento externo. Esta creo que es otra de las razones más importantes, tanto para la visibilidad de las PAS extrovertidas como para su propia identificación.

Ser una PAS extrovertida te puede desubicar: la aguja en el pajar.

Si dentro de una minoría perteneces a otra minoría, el espectro se hace mucho más pequeño. Y esto sucede si eres una PAS extrovertida. Del 15-20% que supone la población PAS en el mundo, tú perteneces al 30% de la misma. Minoría dentro de la minoría. Y esto tiene consecuencias muy diversas. Las que más me he encontrado a lo largo de mi vida en el trabajo con las PAS son las relacionadas con no llegar a sentir plenamente que han encontrado su sitio al descubrir el rasgo PAS.

Como sí que sucede con las PAS más introvertidas, que definen el hallazgo del rasgo como “encontrar su sitio”, para las PAS extrovertidas esto no llega a ser del todo así. Dentro de su grupo se sienten aún incomprendidas ¿porqué? porque no son como la mayoría. Nuevamente.

Es curioso como en las terapias grupales que he tenido el placer de organizar, al acudir algunas PAS extrovertidas, su manera de vivir o resolver la misma situación era muy distinta a la de las PAS introvertidas. Esa necesidad del elemento externo, de estímulos, de ir hacía fuera… diametralmente opuesta a la de las otras PAS que tendían a la introversión, al hacia dentro.

También sucedía algo similar cuando en grupos PAS se proponían actividades. Están aquellas PAS que requieren de una cafetería casi a oscuras, íntima, con apenas aforo de 10/ 15 personas… y las que quedarían en una cena y luego se irían sin problema a tomar algo a una terraza con la música a tope. Y luego están aquellas que se encuentran en el término medio: como ya he dicho antes ser extrovertido o introvertido sí que entiende de una escala de grises. Y seguramente tú estás entre ellas.

Pero no te equivoques: la extroversión sí entiende de saturaciones 

El hecho de ser una PAS mayoritariamente extrovertida no significa que no llegues a ese estado de saturación característico en las personas con alta sensibilidad. De hecho, en muchas ocasiones, las PAS con tendencia a la extroversión se sobre exponen de manera más activa al no tener esa “necesidad” de estar a solas tan latente como en e caso de las PAS mayormente introvertidas.

Esto hace que vivan en un estado de saturación muchas de las actividades que realizan hasta que descubren la posibilidad de que sean PAS y se adentran en el conocimiento del rasgo. Luego es muy posible que comiencen a descubrir lo bien que les sienta también esa descarga que supone para su sistema nervioso las actividades más introvertidas.

Normalmente no nos vamos a encontrar con PAS 100% extrovertidas, sino que las personas altamente sensibles (igual que sucede con el resto) tienden a la ambigüedad en este sentido. Es decir, nos encontramos con personas que buscan momentos y actividades externas por placer y disfrute, e incluso necesitan tenerlas, pero que también disfrutan y necesitan de un posterior (o previo) descanso, búsqueda de introspección y momentos más individuales.

De hecho, a mi modo de entender la buena gestión del rasgo, este sería el estado al que deberíamos aspirar. Una buena combinación entre el elemento externo (sin tener porque ser este grupos grandes de gente o actividades que no nos estimulen) y los auto-cuidados que suponen el tiempo en el que nos regulamos de esta saturación de un modo más individual.

La importancia de apreciar la diversidad

Y es que, como siempre digo y nunca me cansaré de repetir, cada PAS es única. Y tanto las PAS introvertidas como las extrovertidas (cada una en su nivel) tienen otras características que las forman como personas. Y en esa diversidad también se enriquece el rasgo, y las personas altamente sensibles menos extrovertidas pueden ver como otras PAS extrovertidas llevan a cabo actividades muy distintas a las suyas. Y pueden incluso sentirse motivadas con esto.

Al compartir experiencias compartimos ilusiones, y esa red de personas muy diferentes que se unen a través del rasgo se hace más fuerte gracias a su diversidad. A tu diversidad.

 

Este artículo va dedicado a todas esas PAS que son mayormente extrovertidas. Espero que os haya gustado, y como siempre, que si os apetece lo comentéis.

Un abrazo.

 

Si quieres saber más de cómo puedo ayudarte a gestionar tu rasgo PAS, haz click aquí. 

¿Quieres leer más artículos tan interesantes como éste? ¡Tú eliges el tema! Artículos sobre…

Emociones y desarrollo personal
Personas Altamente Sensibles
Relaciones personales y Amor

relaciones con tu expareja

Eva PereaCONTACTO 
Sexóloga, terapeuta de pareja y coach personal. 
Experta en Personas Altamente Sensibles (PAS)
Fundadora y Directora de Terapia y Emociones©

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.