Una de las cuestiones que más inquieta a las personas es llegar a conseguir aquellas cosas que se proponen en el mínimo tiempo posible. Y digo el mínimo tiempo posible porque si no finalmente desisten y tiran la toalla. ¿Qué sucede con esto? ¿Es porque no tienen “fuerza de voluntad”? En la mayoría de las ocasiones lo que sucede es que malgastamos nuestra energía en mil asuntos a la vez, dándose como resultado que el enfoque hacia nuestros objetivos se dispersa de un modo casi mágico. Hoy hablaré acerca de algo que me parece altamente relevante y que a su vez, si consigues dominarlo, puede darte grandes resultados. Enfoca tu energía.

Vamos allá 

Muchas de las personas con las que hablo a diario me dicen frases como: “No sé que sucede, pero estoy muy cansada y al final del día en realidad me da la sensación de que no he hecho nada…” ó “no consigo terminar nada… empiezo muchas cosas, pero enseguida me canso de todas y finalmente no obtengo ningún resultado”.
En definitiva, lo que sucede en estas personas es que sienten que utilizan mucha energía en algo que luego no les da un resultado que les satisface. Es decir, no sienten que sean productivos para aquello que desean. 

Cuando tenemos muchos frentes abiertos ante nosotros nos da la sensación de que no vamos a poder llegar a todos, y esa misma sensación muchas veces nos limita y nos hace dejarnos vencer antes ni siquiera de haberlo intentado. Es como el ejemplo del que siempre hablo: la bolsa con agujeros. Si tu intentas llenar una bolsa que por bajo está llena de agujeros, nunca conseguirás llenarla. Cuanta más agua tires más te parecerá que estás cerca de conseguir tu objetivo, pero siempre terminará vaciándose antes de que veas la bolsa llena de agua. Finalmente desistirás y pensarás que tu esfuerzo ha sido en vano o que no ha sido el suficiente. Pero esto no es cierto: ¡la bolsa tenía agujeros!

Esos agujeros son las distintas vías por las cuales tu energía se disipa, se expande y finalmente desaparece, no sin antes dejarte agotado/a. Tener objetivos claros en nuestra vida es imprescindible para no perdernos en todas las cosas que se nos van a ir presentando día a día. Cuando sabes a dónde vas nadie va a poder separarte de tu camino (había una frase que decía algo muy similar…). Pues eso mismo sucede contigo. Pero, ¿acaso sabes a dónde vas?

enfoca tu energia

Enfoca tu energía

La hiperproductividad ó multitarea (multitasking) son dos de los conceptos de los que más se habla últimamente. Caemos en el error de pensar que ser una persona que hace muchas cosas a la vez es ser una persona altamente productiva, y a eso de damos mucho valor. Socialmente es muy reconocido, y todo el mundo admira a esas personas que hacen muchas cosas a lo largo de su día. Pero, ¿qué sucede cuando no llegas a todas? ¿realmente sientes que alcanzas tus metas?

Enfocar tu energía en aquellas cosas que realmente quieres, en aquellas que realmente valen la pena, eso es lo importante. Y a la ves lo complicado. ¿Cómo sé dónde no malgastar energía? Pues bien, lo primero de todo será decidir en qué SI quieres utilizar esa energía que tienes dentro. Determinar qué cosas quieres conseguir y ser muy consciente de esa decisión. Equilibrar tus objetivos de acuerdo a tu vida y a lo que esperas de ti. Y entonces, no dejar que te robe energía el resto de las cosas…

¿Dónde malgastamos energía?

 

  • En enfados absurdos que nos hacen perder tiempo y energía.
  • Con gente tóxica a nuestro alrededor que no nos permite crecer y que nos hace sentirnos mal de manera continuada.
  • Defendiéndonos de ataques de otras personas.
  • Pensando…pensando…pensando… ya nos hemos cansado.
  • Teniendo una vida sedentaria. Parece mentira, pero el ejercicio nos hace mucho más vivos y nos regala energía. La renueva.
  • Intentando hacer mil cosas a la vez sin poner atención en ninguna.
  • Pensando en el mañana cuando aún estamos en el AHORA.
  • Comparándonos con otras personas y no valorando y siendo conscientes de nuestro yo.

Cuando hablo de enfocar tu energía estoy hablando de que dejes todo aquello que te sobra, y que lo único que está haciendo es alejarte de lo que realmente quieres conseguir. Primero determina qué es lo que quieres para luego poder apartar de tu camino los “agujeros de tu bolsa” y poder llegar a llenarla con mucho menos esfuerzo. Y no olvides algo muy importante que te ayudará a informar mucho mejor tu energía: dormir, tener una buena alimentación y meditar.

Espero que os haya gustado mi nuevo artículo, dedicado sobre todo a todas esas personas que están en el inicio de un nuevo proyecto y que no saben muy bien por dónde empezar, o que llevan un tiempo marcando sus objetivos pero no son capaces de llevarlos a cabo. Parar para poder ver cual es el fallo de sistema: enfoca tu energía, es una de las claves.

¡Gracias! Puedes seguirme en FACEBOOK.

 

Si quieres saber más sobre cómo trabajar para equilibrar tu energía, infórmate aquí.

¿Quieres leer más artículos tan interesantes como éste? ¡Tú eliges el tema! Artículos sobre…

Emociones y desarrollo personal
Personas Altamente Sensibles
Relaciones de pareja y Amor

relaciones con tu expareja

Eva PereaCONTACTO 
Terapeuta y Coach personal y de Pareja
Sexóloga / Experta en Personas Altamente Sensibles (PAS)
Fundadora y Directora de Terapia y Emociones

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.