Procesos de duelo y sus Fases

Los duelos son procesos de pérdida. Procesos de crisis o “muerte” de diferentes situaciones o personas. Podemos vivir procesos de duelo con nuestra relación de pareja, la relación profesional, por la muerte de un ser querido, por la pérdida de la amistad de un amigo muy cercano… Muchas son las circunstancias por las cuales esta “fase” puede llegar a nuestras vidas, pero en los procesos de duelo, las fases son las mismas a pesar de que las circunstancias desencadentes sean diversas.

Cómo afrontar un proceso de duelo

Cómo afrontamos los duelos viene siempre determinado por cómo haya sido de intensa la relación que hayamos tenido con aquello de lo que nos tengamos que despedir. Tanto el tiempo, como la fusión que hayamos vivido con ella, así como la “dependencia” que hayamos creado y la preparación previa  que hayamos tenido, pesará mucho en la manera de afrontar y vivir el proceso de despedida.

Cuando nos encontramos ante la muerte de alguien, es un duelo en el que la persona de la que nos despedimos ya no se encuentra entre nosotros/as. Por tanto, la realidad es la de su pérdida, y no existe otra realidad aunque la deseemos. Mientras que por otro lado, cuando hablamos de relaciones de pareja o de amistad, existe un tipo de duelo muy diferente, ya que vivimos la muerte de “la relación“, pero no así la muerte de la persona, ya que esta puede incluso que siga en nuestras vidas.

 

procesos de duelo

Fases de procesos de duelo

En todos los procesos de duelo existen una serie de fases que se siguen unas de otras. Es posible que algunas sean muy breves, e incluso fugaces. También es posible que vivamos algunas fases de manera intermitente o intercalada. Pero lo que es seguro es que no se habrá asimilado un duelo, sea el que sea, hasta que exista una aceptación por parte de nuestra parte racional, emocional y física. De manera consciente e inconsciente deberemos haber integrado este proceso de pérdida. Estas son sus fases:

 

1.Negación y aislamiento. Es la primera de las fases, cuando negamos que eso haya pasado. No nos parece real, y negamos la evidencia aunque se presente de forma clara ante nuestros ojos.

2.Rabia. Es una fase dónde experimentamos el odio hacia la situación, hacia la otra persona o hacia nosotros/as mismos/as. Da igual hacia donde apunte esta emoción, lo cierto es que sucede y que la sentimos muy profundamente. Nos enfadamos con el mundo y con quién haga falta.

3.Profunda tristeza. Aquí es donde pueden venir sentimientos como los de la culpa o la vergüenza por lo sucedido. Nos sentimos abatidos por la situación y pasamos por una fase de gran pena y desaliento.

4.Aceptación. Si se han pasado las fases anteriores sin prisa y con conciencia, se llegará a esta fase aceptándola y sin enfados. La aceptación no es una fase feliz, está practicante vacía de emociones. Es una fase plana y sin practicamente vaivenes emocionales.

 

Es posible volver atrás en estas fases o vivir una aceptación que sea más bien un espejismo forzado por querer llegar a esta etapa. En este caso volveremos de nuevo a la fase de la rabia y viviremos un bucle entre negación-rabia… de manera constante. Debemos abandonarnos al proceso sin intentar controlarlo o precipitarlo, pero sin abrazarnos a él.

Estas fases constituyen en sí mismas mecanismos de auto-defensa que nos ayudan a tener, como ya he mencionado antes, una aceptación desde la racionalidad, lo emocional y lo físico en el duelo. Puede ser que de manera consciente aceptemos una pérdida y pensemos que la hemos superado mientras que inconscientemente esta se encuentre como inconclusa.

Debemos abandonarnos al proceso sin intentar controlarlo o precipitarlo, pero sin abrazarnos a él.

 

La importancia de conocernos

Conocer las fase por las cuales pasaremos ante un duelo es muy importante, ya que nos ayuda a vivirlas de un modo mucho más consciente. También es necesario entender el duelo como un proceso o etapa de cambio. En la que algo se queda en el pasado pero algo nuevo se construye en nuestro futuro gracias a este proceso. Vivir el duelo como pérdida y otras veces como liberación, pero vivirlo para no quedarnos anclados a emociones que no nos permiten seguir adelante.

Es muy útil en este tipo de procesos estar acompañados y tener siempre como luz de guía el elemento externo. Esas personas que desde fuera son capaces de ver nuestra evolución. La “información” que nos dan es muy importante para saber en que momento del proceso de duelo estamos y también si nos hemos quedado estancados/as en alguno de ellos.

Si quieres saber más sobre cómo trabajar en tu propio proceso de desarrollo y crecimiento personal, haz click aquí

¿Quieres estar al día de todo lo que publico en terapiayemociones.com? Suscribete a la newsletter y recibirás todas las novedades sobre post, cursos y talleres que realizo.

¡Es muy sencillo! Tan solo introduce tu mail y listo.

¡Gracias! También puedes seguirme en FACEBOOK o escribirme a eva@terapiayemociones.com

¿Quieres leer más artículos tan interesantes como éste? ¡Tú eliges el tema! Artículos sobre…

Emociones y desarrollo personal
Personas Altamente Sensibles
Relaciones de pareja y Amor

relaciones con tu expareja

Eva PereaCONTACTO 
Terapeuta y Coach personal y de Pareja
Sexóloga / Experta en Personas Altamente Sensibles (PAS)
Fundadora y Directora de Terapia y Emociones

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.