¿Por qué abrazamos la tristeza?

A veces la tristeza nos resulta muy fácil de abrazar. Nos lanzamos a ella y nos quedamos agarrados hasta que sin darnos cuenta llevamos ahí mucho más tiempo del que desearíamos. ¿Y cómo salir? Es ahí cuando comenzamos a preguntarnos que nos ha pasado, por qué estamos en esta o aquella situación, y por supuesto comenzamos a buscar culpables externos a nosotros y nosotras a los que echar esas culpas que a veces tanto nos pesan.

La Tristeza

Siempre he hablado sobre emociones, sin catalogarlas en buenas o malas (como hago con casi todo). No existen unas emociones mejores que otras. Pero sí que existen emociones que cuando se quedan demasiado tiempo con nosotros no nos hacen sentir del todo bien. Identificarlas en ocasiones es un trabajo costoso, pero si nos conocemos bien sabremos enseguida que quizás estemos abrazando al enemigo. Esa emoción que se asienta en nuestras vidas, que es generada por una determinada situación y de la cual no logramos alejarnos.

Preparad@s para lo negativo

¿Es cierto que solemos tener una predisposición a la negatividad? ¿A estar más cercanas a emociones que producen dolor o tristeza, y aceptarlas de una manera mucho más cómoda que la manera en la que aceptamos grandes alegrías o placeres? Y es que hemos nacido en la dicotomía del placer-dolor que se extiende en todo su esplendor en nuestras vidas. ¿Por qué nos asusta el triunfo? ¿Por qué no nos consideramos suficientemente válidos para ser plenamente felices?

Hay personas que han sido educadas en lo que yo llamo “la mínima expresión de los sentimientos”. No decir nada acerca de lo que se siente, de lo que se tiene dentro. Eso produce en muchas ocasiones una anestesia emocional en la que muchas veces ni siquiera distinguen entre emociones, sentimientos, sensaciones… todo es un murmullo en un mismo tono de voz.

Haber crecido entre pesimismo, entre frases hechas que siempre acaban mal, también tiene una clara repercusión en la edad adulta. Nos es mucho más sencillo hablar sobre lo negativo, y por ende abrazarnos a esas situaciones que nos traen aquellas emociones a las cuales no deberíamos cogerles demasiado cariño.

Es sencillo encontrar personas que han imaginado alguna vez en su vida encontrarse mal, en alguna situación de dolor o tristeza o incluso enfermar para atraer gente a su alrededor. Entendemos que las personas que están tristes tendrán gente a su alrededor que les prestará su plena atención. En cambio, rara vez pensamos que una persona positiva, que siempre se encuentra bien, que tan solo saluda de lejos a las emociones menos recomendables, tendrá esa misma atención. ¿Deseamos atención desde lo negativo?

tristeza
Eli M.Rufat, “Tangles”

¿Qué hacemos para detectarlo?

Quedarnos abrazados o abrazadas a la tristeza es relativamente fácil. Vivimos rodeados de pesimismo en muchos aspectos. Hay personas que solo se acercan a nosotros o nosotras para trabajar aún más en ese abrazo. Personas tóxicas que en nada nos ayudan, y que por supuesto no van a fabricar emociones o sentimientos positivos en nosotros.

¿Qué podemos hacer para no quedarnos abrazando la tristeza más tiempo del que quisiéramos?

  • En primer lugar, debemos utilizar siempre un lenguaje positivo para nosotros y para las demás personas.
  • Alejarnos de gente que se abraza a la tristeza como modo de vida.
  • Saber detectar cuando estamos siendo víctimas de esas emociones que no nos sirven para evolucionar y dejarlas pasar.
  • No utilizar el dolor o la tristeza como llamadas de atención.
  • Comunicar tus sentimientos o emociones de forma libre. Hablar las cosas hace que estas existan, les da forma y las hace estar presentes en tu vida.
  • No hables solo de las cosas negativas que te suceden.
  • Deja de compararte con otras personas u otras situaciones. Eres una persona única con unas circunstancias diferentes. Buscar tu felicidad en la comparación es una mala estrategia.
  • Cuando sientas que estás abrazado a la tristeza, focaliza en alguien externo, que sea capaz de hablarte de todo lo bueno que tienes en ti y a tu alrededor. No te cierres en ti mismo/a.

Un cambio de actitud: dejando pasar las emociones menos recomendables

Cuando nos encontramos en una fase dónde las emociones negativas son las que nos dominan a veces no conseguimos ver la salida. Un cambio de actitud ante la situación en ese momento puede ser clave para darle la vuelta a todo y despedirte finalmente de todo aquello que no te hace sentir bien.

tristezaEstar abrazados a las tristeza nos hace sentirnos grises, hastiados, sin ilusión por nada. Nos deja sentados en el banquillo de la vida. Esperando a que algo o alguien nos saque de allí. Realmente cuando nos encontramos rodeados de emociones negativas es una alerta de que algo en nuestra vida no está yendo bien. Un avisador que nos dice que debemos cambiar el rumbo. Focalizar en otro sentido y sentirnos merecedores y merecedoras de una vida feliz.

Las emociones positivas no se consiguen por suerte o por situaciones aleatorias. Son un cúmulo de buenas costumbres hacia aquellas cosas o situaciones que nos hacen sentirnos bien y crean en nosotros sentimientos o sensaciones que recompensan nuestros esfuerzos.

Analiza un poco aquello a lo que estás abrazado o abrazada. Hay veces que no nos damos cuenta de qué tenemos a nuestro alrededor. ¡Mereces ser feliz!

 

 

 

Si quieres saber más sobre cómo trabajar en tu propio proceso de desarrollo y crecimiento personal, haz click aquí

¿Quieres estar al día de todo lo que publico en terapiayemociones.com? Suscribete a la newsletter y recibirás todas las novedades sobre post, cursos y talleres que realizo.

¡Es muy sencillo! Tan solo introduce tu mail y listo.

¡Gracias! También puedes seguirme en FACEBOOK o escribirme a eva@terapiayemociones.com

¿Quieres leer más artículos tan interesantes como éste? ¡Tú eliges el tema! Artículos sobre…

Emociones y desarrollo personal
Personas Altamente Sensibles
Relaciones de pareja y Amor

relaciones con tu expareja

Eva PereaCONTACTO 
Terapeuta y Coach personal y de Pareja
Sexóloga / Experta en Personas Altamente Sensibles (PAS)
Fundadora y Directora de Terapia y Emociones

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.