No tengo tiempo

No tengo tiempo


Es una de las frases que más decimos a lo largo de nuestra vida: No tengo tiempo. Vivimos entre prisas y horas que parece que persigamos. O que nos persigan. Deseando terminar una tarea para que llegue la siguiente. Y así hasta que termina el día. Productividad lo llaman.

El tiempo, eso que siempre nos dijeron que era algo relativo, pierde toda su magia y se convierte en el principal enemigo de muchas personas hoy en día. Tiempo con el que jugamos a veces, y que parece no pasar cuando hacemos cosas que no nos gustan, pero que corre sin remedio mientras estamos disfrutando de aquello que amamos.

Y es que no es el tiempo lo que pasa. Son las sensaciones, emociones y las maneras con las que nos tomamos esos momentos en los que hacemos las cosas que ocupan el lugar del tiempo. Irremediablemente pasajero. Indiscutiblemente incontrolable.

Las horas y los minutos, y tal vez los fugaces segundos, se adueñan de nuestra vida. Los usamos para programar tareas que en muchas ocasiones nos construyen una vida con muy pocos instantes felices y muchos largos y tediosos momentos de agobio, intranquilidad o, simplemente, la ausencia de cualquier sentimiento.

Y es que, nadie nos enseñó a dominar el tiempo. Vivimos en “tiempos” que nos dominan. ¿Y que pasaría si no llegásemos a tiempo a esa cita? ¿o si tardásemos más en salir del restaurante donde estamos comiendo? ¿Y si le dedico diez minutos más a esta persona que me está regalando palabras y gestos que me gustan? entonces, ¿que sucedería?

¿Os lo digo? Nada. Es cuestión de ser nosotrxs lxs dueñxs del tiempo. Tareas obligatorias que ocupen lo imprescindible, evitando que se asienten en nuestras mentes sus incómodos recuerdos que no nos permiten vivir los momentos realmente felices. Esos que nos hacen más persona. Es cuestión de llenar de emociones y pensamientos positivos los momentos.


La productividad de nuestro tiempo debe basarse en una gestión de aquello que nos hace felices. No dedicar más tiempo del necesario a tareas o emociones que no nos aportan. Y dejar siempre tiempo, para todo lo que suma.

La “falta de tiempo” y la sensación de no dominar nuestros momentos, genera estrés, ansiedad y desubicación dentro de nuestro propio presente. Son las auténticas “enfermedades” de estos días donde los nervios y la “no emoción consciente” controlan nuestras vidas.

Y es que, la vida es tiempo. Tu tiempo, tu vida. Comienza a disfrutar de tu poder y organiza todo alrededor de lo que realmente importa, de lo que realmente te hace feliz. Y  mientras, vive en el presente de aquello que TÚ has decidido vivir.

Gracias.

Si quieres saber más sobre cómo trabajar en tu propio proceso de desarrollo y crecimiento personal, haz click aquí

¿Quieres estar al día de todo lo que publico en terapiayemociones.com? Suscribete a la newsletter y recibirás todas las novedades sobre post, cursos y talleres que realizo.

¡Es muy sencillo! Tan solo introduce tu mail y listo.

¡Gracias! También puedes seguirme en FACEBOOK o escribirme a eva@terapiayemociones.com

¿Quieres leer más artículos tan interesantes como éste? ¡Tú eliges el tema! Artículos sobre…

Emociones y desarrollo personal
Personas Altamente Sensibles
Relaciones de pareja y Amor

relaciones con tu expareja

Eva PereaCONTACTO 
Terapeuta y Coach personal y de Pareja
Sexóloga / Experta en Personas Altamente Sensibles (PAS)
Fundadora y Directora de Terapia y Emociones

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.